La caza de la ballena franca en el cantábrico

Ballena franca. De la especie atlántica solo quedan 400 ejemplares en las costas americanas.

El primer documento referido a la caza de la ballena en el norte de España procede del Cartulario de Santa María del Puerto de Santoña, del año 1190. El breve texto reza así: “Yo Durannio, prior de Najera… compadeciéndome de la penuria de los pobres clérigos de Puerto (de Santoña), restituyo las primicias del pescado a todos los clérigos, excepto las de la ballena, para que las posean para siempre con derecho hereditario”.

La Ballena franca Eubalaena glacialis se estuvo cazando en la costa cántabra, al menos a lo largo de ocho siglos hasta su extinción. Esta ballena se reproducía en el mar del norte y océano glacial ártico, emigrando a las costas de África y la Península ibérica para invernar. Es entonces cuando los aguerridos pescadores del norte de España las acosaban desde sus chalupas logrando darles muerte.

Arpones balleneros, piezas conservadas en el Aquarium de San Sebastián

Arpones balleneros, piezas conservadas en el Aquarium de San Sebastián.

Existen numerosos testimonios de esta actividad cazadora, que les llevaba a capturar al menos una ballena cada año en no menos de cuarenta puertos, entre el País Vasco y Galicia. A partir del siglo XVI, se fletaban barcos más especializados, galeones, que alcanzaban las costas norteamericanas, especialmente Terranova, para dedicarse a esta actividad.

Reproducción a escala de lancha ballenera del siglo XVI, proyecto Albaola, Pasaia.

Reproducción a escala de lancha ballenera del siglo XVI, proyecto Albaola, Pasaia.

En Cantabria, las villas de San Vicente de La Barquera, Castro Urdiales y Laredo, llevan en sus escudos como emblema la ballena. Pero también se cazaban en Santoña, Quejo, Santander, Comillas… prácticamente cualquier punto de la costa donde se amarraban barcos y se dedicaban a la pesca, acosaban las ballenas en cuanto se brindaba la ocasión.

En el ámbito del actual Parque Natural de las Marismas de Santoña, Victoria y Joyel, un puesto ballenero importante era Quejo, las conocidas playas de isla. La caseta que actualmente puede verse adosada a la ermita de San Sebastián, en un entorno rotundamente urbanizado, era el almacén y albergue expresamente construido para su uso por los balleneros, cuando el lugar era un bello prado con encinas al borde del mar. Y en la contigua playa de El Sable, pocos imaginan que se varaban las ballenas para descuartizarlas, y que sus huesos permanecen enterrados desde hace siglos, ahora bajo los cimientos de los actuales hoteles.

Mientras que en Santoña, este tipo de local, que era conocido comúnmente como “casa de las ballenas”, se localizaba junto a la actual plaza de toros.

4-Cráneo Oyambre

Parte posterior del cráneo de una ballena franca cazada y despiezada en la playa de Oyambre hace siglos, y recuperado por voluntarios en 1984.

El desarrollo de esta caza desde chalupas de unos ocho componentes, entre remeros, arponero y timonel, tenía algo de épico. Una vez avistada la ballena cerca de la costa, había que remar fuerte, con o sin ayuda de vela, hasta darle alcance. Entonces, con el mayor sigilo, ponerse a su lado, para hundir en su cuerpo tantos arpones como fuera posible. Estos arpones iban unidos a una estacha muy larga con objeto de no perder ya el contacto con el animal, que en la mayoría de los casos huiría en profundas zambullidas con la chalupa “surfeando” detrás.

En ocasiones, el animal escapaba más o menos indemne. Cuando no era así, procedían a rematarlo con grandes cuchillas de evocador nombre: sangraderas. Tras ello lo arrastraban a la costa remando fuerte con las chalupas. El sitio de varamiento solía ser una playa o una rasa de roca en rampa, donde quedaba el cuerpo del cetáceo aprovechando la bajada de la marea, tiempo en el cual se la troceaba para destinar sus diferentes partes a numerosos usos. Si bien, lo más cotizado era la grasa, muy fluida y que se utilizaba para alumbrado.

5-sello Laredo

Antíguo sello de Laredo con ballena.

En el siglo XVIII ya escaseaban las ballenas francas en el Cantábrico, matándose las últimas a finales del XIX y comienzos del XX. Actualmente, esta especie de ballena solo se encuentra en las costas norteamericanas, en número de unas cuatrocientas, amenazadas por choque contra barcos, enredamiento en artes de pesca e ingesta de plásticos. El calentamiento del mar puede ser la puntilla para la especie, pues precisa de aguas algo frías para encontrar su alimento: millones de minúsculos crustáceos y peces que ingiere con ayuda de sus barbas, láminas córneas a modo de filtro que insertas en su mandíbula superior.

6-Última cazada en Orio el 14-5-1901

Última ballena cazada en el Cantábrico, en Orio (Guipúzcoa), el 14/05/1901.

De haber sobrevivido, podríamos ver cada invierno desde nuestra costa las hembras con sus crías de esta mansa especie, tal y como hoy puede hacerse en las costas de Argentina o Australia con la muy parecida Ballena franca austral Eubalaena australis. Las ballenas que nos quedan en el Cantábrico son los rorcuales, de nadar más rápido y menos aficionadas a arrimarse a la costa. Ningún monumento recuerda actualmente en nuestras villas marineras esta épica actividad, que permanece en buena medida perdida en la memoria.

7-Esqueleto, San Sebastián, Aquarium, Ballena franca

Esqueleto de ballena franca cazada a finales del siglo XIX en el Golfo de Vizcaya, y conservado en el Aquarium de San Sebastián

Autores de referencia sobre la caza de la ballena en Cantabria son entre otros Luis de Escallada González, Javier Garay Salazar, Rafael González Echegaray y Ramón Ojeda San Miguel.

 

Autores: Equipo de guías del Centro de Interpretación del Parque Natural de las Marismas de Santoña, Victoria y Joyel.

        Google+

About The Author

Formulario de suscripción a la lista de correo

Por favor, rellene y envíe el siguiente formulario para suscribirse a nuestra lista de correo.


Atención teléfonica general: 9 a 14 horas de lunes a viernes


942 049 438 y 695 594 450 naturea@natureacantabria.com


*La reserva online no estará completa hasta recibir el correo de confirmación. Es posible que entre en la carpeta de correo no deseado/spam si es la 1ª vez que reservas


**El punto de encuentro se facilitará en el correo de confirmación de la reserva. Este punto no coincide necesariamente con el Centro de Interpretación de referencia.


***El punto de encuentro no tiene por qué coincidir con el punto de inicio de ruta. En alguna ocasión habrá que realizar un corto desplazamiento hasta el inicio de actividad.


**** Todos los ingresos de este proyecto revierten en el mismo y son destinados a su mejora

Uso de cookies

Nuestra web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerte un mejor servicio. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso.
Puedes cambiar la configuración u obtener más información en cualquier momento.

ACEPTAR
Aviso de cookies