Casas para todos

Hay muchos seres vivos en nuestro entorno más cercano, en nuestras casas, jardines y parques; a los que con pequeños gestos podemos hacerles la vida un poco más fácil. Convertir nuestra casa en un lugar amigable para la vida silvestre no depende de poseer un extenso jardín, o de invertir un gran capital.

En el Centro Ornitológico del Embalse del Ebro llevamos ya un tiempo poniendo en marcha una serie de prácticas a la hora de manejar nuestro jardín y nuestro centro; en esta tarea contamos con la ayuda de nuestras cuadrillas de mantenimiento, así como de los técnicos y operarios del Ayuntamiento de Campoo de Yuso. Hoy os vamos a resumir qué estamos haciendo y quién se va a beneficiar de ello.

Cajas nido: las edificaciones rurales o tradicionales ofrecían grietas,  pequeños huecos, resquicios o aleros en los que un buen puñado de especies podían refugiarse, hibernar o incluso criar. En el medio rural además proliferan cuadras, pajares, viejos desvanes, etc., que en muchos casos se rehabilitan y dejan de ser refugios óptimos para este tipo de fauna. Las lechuzas y murciélagos se refugian a menudo en campanarios o torres, que tras sufrir remodelaciones, dejan de ser habitables para ellos. No se trata de permitir la ruina de estas infraestructuras, pero se puede tener en cuenta a la hora de plantear una rehabilitación. Las cajas nido son una buena opción también en bloques de pisos, sobre todo en las zonas de los aleros del tejado, para golondrinas y aviones; y hay varias soluciones para evitar que los excrementos de las aves manchen la pared:

De izquierda a derecha, caja nido para petirrojo, zorzal y mirlo (túrdidos), caja nido para murciélagos, y caja nido para carboneros y herrerillos (páridos). Creadas dentro del proyecto “Escuela de Manejo Avanzado del Monte” promovida por el Ayto. de Campoo de Yuso. Más info: http://www.campoodeyuso.com/manejo-del-bosque.html

De izquierda a derecha, caja nido para petirrojo, zorzal y mirlo (túrdidos), caja nido para murciélagos, y caja nido para carboneros y herrerillos (páridos). Creadas dentro del proyecto “Escuela de Manejo Avanzado del Monte” promovida por el Ayto. de Campoo de Yuso. Más info: http://www.campoodeyuso.com/manejo-del-bosque.html

Praderas “salvajes”: las siegas sistemáticas de las áreas verdes, o la eliminación de flora no deseada (zarzas, ortigas, etc.) limita mucho la biodiversidad de nuestro entorno. Tampoco queremos que nuestras zonas verdes públicas se cubran de la llamada “maleza” o “malas hierbas”; pero podemos definir pequeños espacios en los que disminuyamos la frecuencia de las siegas (bienales o cuatrienales), y los tratamientos con productos fitosanitarios. En nuestro caso, escogimos dos áreas: una zona encharcada de nuestra área recreativa, y una franja perimetral junto a la orilla del embalse. En la primera vamos observando el predominio de los sauces; y la segunda se ha convertido en un espectáculo de flores, del que se han beneficiado multitud de polinizadores durante el verano. Con ésta práctica también favorecemos la regeneración de las especies vegetales potenciales de cada zona.

Zonas de flores silvestres y pradera encharcada.

Zonas de flores silvestres y pradera encharcada.

Zonas de flores silvestres y pradera encharcada.

Zonas de flores silvestres y pradera encharcada.

Setos vivos: las separaciones entre fincas o distintas propiedades también pueden convertirse en refugios para la fauna más pequeña. Elegir variedades de arbustos autóctonos que den fruto es una buena opción (avellanos, espinos, serbales, tejos, boneteros, etc.); y un sistema de cierre que permita el paso entre fincas y actúe como corredor natural a pequeña escala, por ejemplo para erizos o mustélidos. Debemos evitar las alambradas con púas, optando por un cierre con seto o un murete de piedra. Estamos creando tres hábitats con cantos rodados y losas de diferentes tamaños, que funcionan como un oasis ofreciendo refugio en el centro del prado, y cerca de vegetación arbustiva que puede funcionar como corredor.

 

Armiñeros

Armiñeros

Frutos tejo

Frutos tejo

Zonas arbustivas para para favorecer a los pequeños mustélidos

Zonas arbustivas para para favorecer a los pequeños mustélidos

Hoteles de insectos: los invertebrados son esenciales para la vida en la tierra. Garantizan la fertilidad del suelo, y establecen complejas relaciones necesarias para el desarrollo de muchas especies vegetales y animales; además de aportarnos biodiversidad, determinadas especies son muy beneficiosas para nuestro día a día. Los hoteles de insectos son lugares tranquilos, ubicados entre la vegetación o junto a las fachadas de nuestras casas, que les proveen de lugares adecuados para el invierno, de refugios durante el día o la noche, e incluso de lugares donde las mariposas puedan finalizar su metamorfosis.

Composición material de relleno

Composición material de relleno

Comederos para aves: ahora que se acerca el invierno, los comederos para aves son una buena opción para la vida silvestre. Hay que tener en cuenta la ubicación, alejada de posibles depredadores, en una zona más o menos abierta que facilite su acceso y que permita al ave alimentarse de forma tranquila. También podemos añadir un punto de agua y ocuparnos de que esté lleno durante todo el año, las aves podrán beber e incluso bañarse en él. A la hora de rellenarlo, escogeremos frutos secos sin sal, preferiblemente crudos (cacahuetes, pipas, etc.). Uno de los productos estrella en los comederos es la grasa animal, fácil de encontrar y bastante asequible. Nuestro comedero suele tener pipas y grasa, está orientado hacia el sol y resguardado de la lluvia y del viento. Todo el proceso de mejoras va dando sus frutos, aparecen los primeros mustélidos, comprobamos rastros de erizos que campean por los alrededores del Centro y las aves acuden al comedero asiduamente, y se aceran a bañarse al punto de agua. Rodearse de vida silvestre tiene su recompensa: recrearnos con las andanzas de éstos peculiares vecinos, día tras día.

Equipo de guías del Centro Ornitológico del Embalse del Ebro

 

        Google+

About The Author

 




Tlf: 942 049 438 y 695 594 450
Email: naturea@natureacantabria.com.
De 9 a 14 horas de lunes a viernes



*La reserva online no estará completa hasta recibir el correo de confirmación
**El punto de encuentro se facilitará en el correo de confirmación de la reserva. Este punto no coincide necesariamente con el Centro de Interpretación de referencia.
***El punto de encuentro no tiene por qué coincidir con el punto de inicio de ruta. En alguna ocasión habrá que realizar un corto desplazamiento hasta el inicio de actividad.
**** Todos los ingresos de este proyecto revierten en el mismo y son destinados a su mejora

Uso de cookies

Nuestra web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerte un mejor servicio. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso.
Puedes cambiar la configuración u obtener más información en cualquier momento.

ACEPTAR
Aviso de cookies