La biodiversidad más pequeña encuentra refugio: construcción de hoteles de insectos

El pasado sábado una veintena de voluntarios participaron en el primer taller de construcción de hoteles de insectos en Cabezón de la Sal en el Parque del Conde de San Diego. Esta actividad busca mejorar medioambientalmente el entorno y acercar a la sociedad a una serie de animales por los que generalmente ha sentido rechazo y con un sentido didáctico hacer comprender su importancia ecológica y social. La iniciativa está ejecutada por la Oficina Técnica de Sostenibilidad Rural de la Red Cántabra de Desarrollo Rural, está enmarcada dentro del programa de Educación Ambiental y Voluntariado PROVOCA del Gobierno de Cantabria.

La falta de hábitats y el abuso de plaguicidas han mermado de manera considerable las poblaciones de insectos a nivel mundial y Cantabria no es ajena a ello. Estos pequeños animales, que comúnmente se definen como bichos, cumplen una importante función para el equilibrio de nuestros territorios que se benefician de su labor polinizadora y mantienen a raya las plagas que pueden ser perjudiciales para el medio natural. Según David Gutiérrez, técnico de la Red Cántabra de Desarrollo Rural “dinamizamos este tipo de actividades por tres motivos: ejecutar líneas de actuación integradas dentro de los Planes de Acción municipales de la Agenda21, fomentar la participación ciudadana a través de un taller familiar y mejorar unos ecosistemas visiblemente urbanizados”.

Con objeto de mejorar el hábitat de estos insectos tan importantes, la Red Cántabra de Desarrollo Rural ha puesto en marcha dentro del programa de Educación Ambiental y Voluntariado PROVOCA del Gobierno de Cantabria tres actividades para este trimestre en distintos municipios de su ámbito de actuación. La actividad se desarrollará también los sábados 8 y 15 de julio en Reinosa y San Vicente de la Barquera respectivamente. Para ambas actividades ya se ha abierto el periodo de inscripción en el 942 32 12 83 y otsr@redcantabrarural.com ya que las plazas son limitadas.

Estas jornadas, de un marcado carácter familiar, finalizan con la construcción de  pequeños refugios domésticos que  cada voluntario se lleva a su casa con el fin de conservar y mejorar la biodiversidad cercana a su hogar.

¿Cómo es un hotel de insectos?

Con materiales reciclados y propios del ámbito en el que se localizará el refugio para la fauna beneficiaria se construyen unas estructuras “que no servirán para atraer insectos, sino que proporcionarán refugio a los bichos y además les ahorrarán tiempo y esfuerzo en la construcción de sus hogares”. Paja, piñas, cañas, palos, tejas y ladrillos completan los distintos niveles del hotel construido con palés. “Un hogar en el que tendrán refugio en distintos periodos del año desde mariposas y abejas solitarias que son muy importantes para la polinización hasta crisopas, mariquitas o tijeretas que mantendrán a raya distintas plagas que pueden ser perjudiciales para nuestros huertos y jardines como pulgones y cochinillas. Una auténtica guerrilla biológica” según el responsable  de la Oficina Técnica de Sostenibilidad Rural.

La Red Cántabra de Desarrollo Rural es una asociación sin ánimo de lucro formada por los Grupos de Acción Local de Cantabria que ejecutan el programa europeo LEADER de Desarrollo Rural (Valles Pasiegos, Liébana, Campoo Los Valles, Saja Nansa y Asón-Agüera-Trasmiera). Esta entidad persigue el desarrollo y la mejorar del medio rural en todas sus variables (económica, medioambiental y social) a través de diferentes iniciativas.

Comments are closed.

Uso de cookies

Nuestra web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerte un mejor servicio. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso.
Puedes cambiar la configuración u obtener más información en cualquier momento.

ACEPTAR
Aviso de cookies