Mogrovejo, Pueblo de Cantabria 2017

Mogrovejo

Mogrovejo se ha alzado con el Premio Pueblo de Cantabria 2017, tal y como le ha comunicado hoy al alcalde de Camaleño, Óscar Casares, el consejero de Obras Públicas y Vivienda, José María Mazón, a través de una llamada telefónica realizada desde la sala de prensa del Gobierno regional donde se estaba dando a conocer el fallo del jurado a los medios de comunicación. En las localidades de Cahecho y Esles han recaído los dos accésit, dotados con 10.000 euros cada uno.Desde su nacimiento, el Premio Pueblo de Cantabria ha recaído en las localidades de Novales (Alfoz de Lloredo), 2005; Caviedes (Valdáliga), 2006; Puente Viesgo, 2007; Mazcueras, 2008; Udalla (Ampuero), 2009; Tudes (Vega de Liébana), 2010; Barcenaciones (Reocín), 2012;  Villaescusa del Bardal (Campoo de Enmedio), 2014 y Cosío (2016).

El acto ha contado con la presencia del presidente de la Federación de Municipios de Cantabria, Pablo Diestro; los directores generales de Obras Públicas y Vivienda, José Luis Gochicoa y Francisco Gómez Blanco, respectivamente, junto con el secretario del jurado, Enrique Alonso, y otros miembros del mismo.

Mazón ha explicado que “el jurado ha estimado que la candidatura de Mogrovejo ha sido la merecedora del premio de esta X edición, por ser la que mejor se ha adaptado a los objetivos establecidos en la convocatoria, destacando la ejecución de distintas actuaciones que han conseguido revalorizar las cualidades de este pueblo”.

Así, el consejero ha detallado que “en el acta el jurado ha resaltado que Mogrovejo ha realizado importantes mejoras, con gran esfuerzo y dedicación por parte de todos los actores implicados, públicos y particulares, con un proyecto que tendrá ahora el impulso de este premio para completarse, algo con lo que, sin duda, conseguirá culminar el camino iniciado hace tiempo”.

De esta manera, el jurado entiende que este premio ayudará a Mogrovejo a completar sus aspiraciones y a reforzar su imagen en toda la Comunidad Autónoma.

El jurado ha acordado, además, otorgar un segundo accésit, por haber obtenido la segunda mejor valoración, a la candidatura de Esles, ya que este pueblo merece el reconocimiento por parte del jurado como una de las mejores candidaturas, con la presentación de uno de los proyectos más completos e integradores de esta edición.

Igualmente, se ha concedido un accésit al pueblo de Cahecho, por haber obtenido la tercera mejor valoración, entendiendo que la capacidad de este pueblo por mejorar es una realidad, junto con su enorme potencial para conseguir ser una referencia en la zona de Liébana.

El jurado ha efectuado su propuesta de concesión del premio atendiendo a criterios de originalidad de la actuación; valor cultural, histórico, etnográfico o artístico; nivel de rehabilitación de zonas deterioradas; grado de recuperación de entornos degradados; utilidad para el uso público; calidad de los trabajos realizados; belleza y armonía del conjunto y cualesquiera otros que el mismo considere de interés.

El jurado, presidido por José María Mazón , consejero Obras Públicas y Vivienda, ha estado integrado, además, por José Luis Gochicoa, director general de Obras Públicas; Francisco Javier Gómez Blanco, director general de Vivienda; Myriam Garayo, técnico del Servicio de Urbanismo, en delegación del director general de Urbanismo; Pedro Jesús García Carmona, director general de Administración Local; Marína Bolado Mantecón, directora general de Cultura; Roberto Escobedo Quintana, Alcalde de Val de San Vicente, en representación de la Federación de Municipios de Cantabria; J. Ignacio Villamor Elordi, decano del Colegio Oficial de Arquitectos de Cantabria; Felipe González Sánchez, en representación de la organización SEO BIRDLIFE; Sebastián Martín Álvarez, jefe de servicio de Vías y Obras de la Consejería de Obras Públicas y Vivienda, actuando como secretario Enrique Alonso, jefe de servicio de Arquitectura, Promoción de Suelo y Calidad de la Edificación de la Consejería de Obras Públicas y Vivienda.

Valoración candidaturas premiadas

MOGROVEJO presenta su candidatura habiendo realizado una serie de obras y pequeñas actuaciones que han mejorado notablemente el pueblo, las cuales han agradado especialmente a los miembros del jurado.

Teniendo como base su situación privilegiada, los vecinos han sabido implicarse en las propuestas de la junta vecinal que hacen que visitar este pueblo sea una experiencia muy agradable.

Así se han realizado obras como el aparcamiento para que los vehículos no ocupen las calles del pueblo y los visitantes entren así a pie; la realización del “Museo de la Escuela”, que muestra como era la escuela rural de la comarca de Liébana, el cuidado de las calles por parte de los vecinos que realzan las edificaciones típicas.

Todo esto permite poner en valor el entramado de calles y edificaciones, que se complementa con el mobiliario urbano añadido y los pequeños detalles que lo acompañan. A esto se suma lo cuidado de sus partes privadas que se vuelcan a la calle y que los propietarios mantienen con un cuidado aspecto.

La Torre de Mogrovejo, construida a finales del S. XIII, completa el entorno inigualable y su presencia perenne es el símbolo irrepetible de este pueblo.

La presentación de la candidatura ha sido muy bien elaborada, destacando sobre las demás, y la propuesta realizada es valorada positivamente por el jurado, que entiende que si se lleva a cabo mejorará notablemente la continuación de los trabajos emprendidos.


 

El pueblo de ESLES concurre nuevamente al premio, transcurridas varias ediciones desde su última presentación. Ha preparado una candidatura sólida como resultado de haber madurado su propuesta.

Visitar Esles es entrar en un pueblo con una estructura típica de esta zona de Cantabria, con un patrimonio arquitectónico y natural muy bien conservado y con una serie de realizaciones que ponen en valor este patrimonio.

Los vecinos tienen un alto grado de conciencia de esta realidad y el cuidado de su patrimonio lo delata.

Las propuestas presentadas en su proyecto son una línea continuista de lo que ya se ha llevado a cabo y ha dado buenos resultados, convirtiéndose en una declaración de intenciones de lo que se pretende.

El jurado, al analizar la candidatura que se propone, echa en falta una documentación que explique más claramente los logros realizados y las actividades que se programan en este pueblo, animando a Esles a continuar en esta línea de trabajo.


 

CAHECHO cuenta con un entorno espectacular, el pueblo es conocido como el Mirador a los Picos de Europa y, para ello, han construido un mirador, desde el que tenemos alguna de las mejores vistas a este macizo montañoso.

Además, cabe destacar que se trata de un pueblo en el que el turismo rural ha ido adquiriendo una gran importancia, por su riqueza natural y recuperando gran parte de su arquitectura tradicional. En los últimos años se han acometido una serie de rehabilitaciones de viviendas en ruina y nuevas construcciones acordes con el resto del núcleo.

El proyecto presentado tiene un alto nivel y demuestra el interés que para sus vecinos tiene este premio.

Han aprovechado su situación para mejorar sus infraestructuras turísticas y ofrecer una mayor oferta a los visitantes, un buen trabajo de todas las partes implicadas

Valoraciones candidaturas presentadas

En el pueblo de BARRIOPALACIO el jurado reconoce un núcleo con un acentuado carácter rural, tranquilo y auténtico, en un entorno natural inalterado.

Las actuaciones llevadas a cabo han mejorado el pueblo notablemente, y la propuesta del proyecto presentado mejorará el mismo, dando continuidad a lo ya realizado y armonizando el conjunto.
Barriopalacio ha instaurada la fiesta “Un Pueblo de Leyendas”, declarada de Interés Turístico Regional y ha acometido la rehabilitación de sus antiguas escuelas como Museo y Centro de Interpretación, ambos dedicados a la mitología cántabra.

Las infraestructuras necesitan una ampliación y algunas actuaciones realizadas en el ámbito privado resultan disonantes, en un pueblo singular por la tipología de sus casas, plazas y calles.


 

El descubrimiento de otras zonas más desconocidas de VALLE ha supuesto una grata sorpresa para el jurado. Por su situación y condiciones Valle siempre se ha mostrado como un pueblo atravesado por una carretera comarcal que se cruza con otra que nos lleva a una de las partes más visitadas de Cantabria.

A pesar de esta situación, Valle alberga un buen número de barrios que mantienen su estructura primitiva y que tienen un alto valor arquitectónico. Destacan sus hileras de casas típicas de Cantabria y sorprenden sus casonas con un grado muy bajo de abandono gracias a la implicación de sus vecinos por mantenerlas.

Las propuestas llevadas a cabo han mejorado esta perspectiva del pueblo, sin embargo, el jurado alberga dudas sobre la propuesta presentada y su resultado final.


 

REQUEJO presenta su candidatura con una propuesta continuista de lo ya realizado con anterioridad, y que ha conseguido que este núcleo sea más agradable para sus vecinos.

El proyecto presentado intenta dar una mejor imagen hacia la carretera de una zona que ha sido transformada y que necesita ser rematada para redondear una serie de actuaciones previas.

El jurado valora positivamente este tipo de obras y realizaciones que mejoran la vida de sus habitantes y visitantes, y anima a Requejo a seguir en esta línea de mejora.


 

La candidatura de CICERA es un grato descubrimiento para este jurado, su situación y su entorno sorprenden a todo aquel que se acerca hasta allí.

Es un pueblo cuyas condiciones han sido aprovechadas notablemente, potenciando su situación para los visitantes aficionados a las rutas de montaña, realizando infraestructuras necesarias para esta actividad y recuperando elementos de su tradición que hacen que Cicera sea un pueblo acogedor para todos.

La candidatura presentada está bien elaborada, si bien haciendo una escueta exposición de lo realizado. En cuanto al proyecto que se propone para llevar a cabo, el jurado no ve con claridad la necesidad del mismo, animando a que continúe más en la consecución de objetivos similares a los ya realizados.


 

El barrio LA IGLESIA, en Ruiloba, concreta este año la candidatura de este municipio al premio, y lo hace con un barrio emblemático.
Presidido por su iglesia del siglo XVII, este barrio es el epicentro del municipio y alberga los servicios más importantes.

La arquitectura de sus edificaciones está muy bien tratada y se respira un cuidado notable por parte de sus propietarios.

Las actuaciones realizadas tienen cierta envergadura y suponen una mejora del pueblo, que debe seguir trabajando para continuar esta tendencia, por lo que este jurado anima a este municipio a seguir en esta línea.


 

SAN SEBASTIÁN DE GARABANDAL presenta por primera vez su candidatura al premio, basada en las características geográficas y las apariciones marianas que le han hecho famoso.

El núcleo vive estas apariciones de forma intensa, se respira en el ambiente y los vecinos están implicados en él, de manera que resulta un pueblo hospitalario para los visitantes.

El estado del pueblo necesita una implicación mayor de sus habitantes para potenciar su arquitectura y mejorar alguna de sus infraestructuras.

Sin embargo, el jurado reconoce que la candidatura no propone actuaciones concretas que pueda sopesar, por lo que anima a San Sebastián de Garabandal a continuar trabajando con objetivos más concretos.


 

La candidatura de LOMA SOMERA continúa la línea de sus anteriores presentaciones, tan bien valoradas por el jurado y sobre manera por aquellos que lo visitan por primera vez.

Existe un esfuerzo por parte de la junta vecinal, el ayuntamiento y los vecinos encomiable, llevando a cabo realizaciones que con acertado criterio suponen una mejora para la vida diaria, y hacen más agradable la visita de los que se acercan hasta Loma Somera.


 

El jurado reconoce que la elección de los materiales y su tratamiento supone un acierto, el resultado final es el de una buena actuación.
ARROYUELOS presenta una candidatura basada en la arquitectura que alberga, la cual recorre una gran parte de su historia.

Las realizaciones llevadas a cabo potencian este patrimonio que resulta único por su iglesia rupestre, uno de los ejemplos más importantes de los eremitorios de Cantabria en la época alto-medieval y que tiene un alto valor histórico y patrimonial.

El jurado valora positivamente el esfuerzo en presentarse al premio y anima a Arroyuelos a concretar más las actuaciones que pretende.

Comments are closed.

Uso de cookies

Nuestra web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerte un mejor servicio. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso.
Puedes cambiar la configuración u obtener más información en cualquier momento.

ACEPTAR
Aviso de cookies